Historia de nuestro Club

A principios de los 80 destacaba a nivel regional e incluso nacional el atleta carmonense Fernando Baeza. En esa época obtuvo su mejor marca de maratón bajo el duro y lluvioso trazado madrileño, nada más y nada menos que 2h24:21. Para los corredores, obsesos con los ritmos, supone correr a 3:25 min/km durante 42kms195m; un ritmo para los que a muchos nos gustaría hacer si quiera 1 sólo km. Fue por esa época cuando Fernando, convencido vegetariano y ecologista, crea el club atletismo GAÏA, nombre de la diosa griega de la Tierra y a la que la mitología clásica le otorga la propia creación y la fertilidad, ya que dio a luz a Ponto (el mar), Urano (el cielo) y Ourea (las montañas).

Así en los comienzos, fueron de la mano el ecologismo y el deporte. Aún recuerdo las veces que Fernando nos llevaba a sus jóvenes atletas a limpiar parajes de Carmona, como lo que conocíamos cómo el bosque, que no era más que el eucaliptal que hay junto a la venta El Recreo y dónde tantos entrenos compartimos. También los campamentos de verano del club en San Nicolás del Puerto o El Bosque dónde tan bien lo pasábamos. Y fue así cómo fue surgiendo el club GAIA, inicialmente en su mayoría con niñas que llegaron incluso a participar en nacionales de cross. Era la época de las hermanas Espino, las chicas de Guadajoz (Encarni y
Yolanda) y muchas más. El club fue creciendo poco a poco e incorporando también niños gracias en parte por la celebración en Carmona del circuito provincial de cross. Carmona, gracias a su delegación de deportes, fue de los fundadores de dicho circuito dependiente de diputación. De hecho, fue eso lo que me impulsó a mí a apuntarme al club. Por el año 86, yo era un niño de 11 años demasiado delgado para el deporte que imperaba en mi colegio, el Beato, que no podía ser otro que el Baloncesto. Tenía por vecinas a las hermanas Espino y fue a través de ellas cómo llegué al club y cuando descubrí que los portentos físicos del baloncesto del Beato no lo eran tanto cuando se trataba de correr distancias más largas que las de una cancha y ahí, si que estaba mi punto fuerte. A partir de ahí muchas competiciones de pista, cross y alguna popular cómo Brenes, San José de la Rinconada, Arahal o Morón, a las que en ocasiones viajábamos en autobús, fueron las que nos fueron forjando no sólo como atletas, sino cómo personas.

Pero no fue, hasta el año 1.993, cuando esos niños ya rondábamos entre los 17 y 20 años, cuando Fernando decide dejar el club en nuestras manos. Y fue entonces cuando registramos el club legalmente en el registro de asociaciones deportivas de la Junta de Andalucía, de ahí que hoy nos encontremos celebrando su 25 aniversario, aunque en realidad llevamos ya en torno a 35. Se constituye la primera junta directiva, no muy distinta a la actual, con por supuesto, los hermanos valencia, castaño chico, Ramón Vázquez, María Tota y un servidor. Es una época con poca gente en el club, pero en la que, especialmente Chico Valencia, empieza a dar bastante impulso a las escuelas deportivas municipales, creando una base que dura hasta nuestros días y en la que el año pasado alcanzamos un máximo histórico con más de 90 niños apuntados a dichas escuelas. Por aquel entonces, ya no sólo nos dedicamos al atletismo, sino que alguno incluso comenzamos a hacer nuestros primeros pinitos en triatlón como el caso de Lini y sus hijos, Sergio y Gabriel, con los que tuve el honor de compartir participación en el I Triatlón Ciudad de Sevilla. Quién nos diría por aquel entonces que ese bello deporte que nos cautivó se convertiría con el tiempo en un deporte de masas y en el que España ha dado los mejores triatletas de la historia. Los éxitos conseguidos por Fernando en maratón no quedan ahí. Allá por el año 1.997, nuestro incombustible Toni, toma el relevo de Fernando consiguiendo en la maratón de Sevilla una marca de 2h27:45, siendo primer sevillano y seleccionado para representar a España en la Media Maratón de Sendai en Japón. Ni que decir tiene que Toni no ha parado de cosechar éxito tras éxito desde entonces en todo lo que se ha ido proponiendo, desde el asfalto, el cross, la pista y más recientemente el duatlón, especialidades en las que ha
conseguido infinidad de triunfos. Por esa época la escuela municipal comienza a dar sus frutos con grandes resultados de atletas cómo Joaquín Benítez o los hermanos Zarza, que rondando los 15 o 16 años consiguen marcas en medio fondo de primer nivel nacional, derrotando incluso a atletas que con el tiempo han sido profesionales del atletismo. También acudió a los campeonatos de España nuestra primera velocista, Maru Portillo. En cuanto a los adultos, el club se refuerza a finales de los 90, principios de los 2000 con atletas como Kata, Berzin o alguno más de otros municipios, que viendo nuestro buena hacer, nos solicitaban formar parte del mismo. Comienzan a llegar los primeros pódiums por equipos en el circuito provincial de cross y se retoma de nuevo la actividad en duatlón y triatlón con el impulso de Juan Antonio Nuñez Silva, ya fallecido.

Entre los “foráneos” que se nos unen podemos destacar en especial a Pastor Caballero de La Campana, que se convierte en nuestro primer atleta veterano en lograr éxitos a nivel internacional. También destacan Plata de Mairena del Alcor, Juan Hernandez, Pepe y su mujer de Dos Hermanas, Antonio Ropero de La Puebla de Cazalla y alguno más que seguro que me dejo atrás. A principio de los 2000 surge de la junta directiva la idea de montar una escuela de adultos, siendo este club, la primera entidad en Carmona que acerca el atletismo a personas que nunca habían hecho deporte y que mucho menos se habían imaginado que llegarían incluso a correr carreras. La idea tiene muy buena acogida en Carmona pero el club, pasadas 2 o 3 temporadas, se ve obligado a abandonarla debido a la falta de monitores. En cuanto a los niños, en la década de los 2000, tanto la escuela municipal como el atletismo federado sigue dando grandes deportistas; es la época en la que destaca especialmente Joaquín Acosta que logra clasificarse para varios campeonatos de España. Es una época difícil en la que se cuenta con muy pocos medios. El proyecto de pista de atletismo en Carmona lleva varios años paralizado, y los atletas tienen que entrenar en una pista de asfalto nada recomendable para las lesiones.

Gracias al tesón de Chico Valencia, se consigue que el ayuntamiento retome el proyecto y en octubre de 2009 se inaugura por fin la nueva pista de tartán convirtiéndose en una instalación referente en toda la provincia. En atletismo federado ya no sólo tenemos la base de jóvenes o de fondistas, sino que tenemos a velocistas en finales regionales absolutas cómo es el caso de Valerio Rodríguez en 60, 100 y 200m. Igualmente, el ya fallecido, Jesús Antón, comienza a cosechar medallas en veteranos en la difícil disciplina de marcha atlética, disciplina en la que en estos últimos años también han destacados varias atletas del club en categorías menores, como, Marta Canto, María Ferrusola o Nerea Herrero. La crisis económica de 2008 contribuye enormemente al “boom del running” y nuestro club también lo nota. En esa época se dispara el número de nuevos socios. El incremento en socios no sólo se produce en los hombres sino también en las mujeres, llegando incluso a tener en el año 2015 a 3 maratonianas terminando la maratón de Sevilla: María Tota, Esther y Esmeralda.

María también había formado parte del grupo de chicas del club, junto a Isi y Chus, que se convirtieron en las primeras triatletas carmonenses al finalizar con éxito en 2014 el mítico triatlón Califas de Hierro en Posadas, quizás motivadas por Juan Antonio, que el año antes se convirtió en el primer carmonense en finalizar una prueba de Ironman. Lo consiguió en la isla volcánica de Lanzarote, sobre 3,8 kms de natación, seguidos de 180 kms en bici y cómo postre una maratón (42kms195m). Pero el ansia de nuevas experiencias de nuestros atletas no queda ahí, y es en esta época cuando varios integrantes del club deciden probar en las disciplinas de trail y ultra fondo, adoptando el club entre sus actividades el montañismo y afiliándose a la federación de deportes de montaña, llegando incluso algunos de sus miembros, a participar con excelentes resultados en pruebas tan míticas cómo los 101 kms de Ronda organizados por la Legión Española. También en esta época se consigue tener alguna veterana federada compitiendo en pista a nivel andaluz cómo es el caso de la ya fallecida Paqui Guillén. Ya en estos últimos años, nuestros atletas siguen dándonos alegría cada semana como por ejemplo los excelentes resultados en velocidad de Mario, los triunfos incluso a nivel internacional de nuestro atleta más longevo, Diego Eslava, que junto a Toni y Manolo Valencia acudían hace apenas unas semanas al campeonato del mundo de veteranos. Y qué decir de nuestro matrimonio más laureado, Antonio y Paqui, que raro es el fin de semana dónde no suben al pódium. Destacar este año también el éxito de la sección de triatlón que ha logrado récord de triatletas federados con 11 componentes y que además de los repetidos éxitos de kata y Toni, se les ha sumado Sergio, que ha conseguido recientemente obtener el triunfo en los circuitos provinciales de Sevilla y Córdoba.

Pero no todo ha sido un camino de rosas plagado de éxitos, el club también ha vivido etapas convulsas, alguna recientemente, de la que, gracias al empeño de nuestro actual presidente, Manuel Valencia en preservar los valores del club, promocionando el deporte de base de los más jóvenes y sabiéndolo conjugar con el atletismo adulto, se ha conseguido no sólo superarla, sino que además ha dado un nuevo impulso aún más fuerte si cabe a este club. Gracias a todos por formar parte de esta historia y de esta gran familia que es el Club Atletismo GAÏA Carmona.

Copyright © 2019. Club de Atletismo Gaïa de Carmona.